Del cristianismo no surgió la ciencia

religiones

La excusa más trillada que suele utilizarse para hacer apología a las religiones, en particular al cristianismo, es aquella en la que se esgrime que esta fe impulsó la era de la razón; es decir, que el conocimiento científico nunca habría tenido lugar sin las contribuciones relacionadas a la “doctrina” de Jesucristo. Este argumento sería convincente de no ser porque en sí mismo oculta un descarado sofisma en el que se pretende que el pensamiento racional y el ilusorio no se hallan del todo separados, y que el segundo tiene un predominio sobre el primero. La realidad, empero, señala que el fideísmo, una vez más, está en un craso error en el cual no se tiene la menor idea de lo que es la epistemología y mucho menos de lo que es la ciencia. Sigue leyendo

Las astronómicas patrañas de la astrología

acuario_constelacion_uraniasmirror

♪♫ When the moon is in the seventh house                                                  And Jupiter aligns with Mars                                                                          Then peace will guide the planets                                                                 And love will steer the stars

This is the dawning of the age of Aquarius                                                    The age of Aquarius, Aquarius, Aquarius ♪♫

Hubo una vez un tiempo en que se hizo una amalgama entre la superstición y la razón para explicar el universo. Aunque parezca un contrasentido, la astrología surgió para darle un sentido a la vida que fuera congruente con los componentes culturales de la gente. Pasaron los siglos y esta pseudociencia acabó por ser el resultado final de unos falsos conocimientos que se negaron a desaparecer pese a haber sido desmentidos reiteradamente desde distintas disciplinas y ángulos de la ciencia. De esta manera, esta charlatanería, que actualmente está opuesta a la astronomía, se ha empeñado en mantenerse a flote con cansinas artimañas y prestidigitadores que mienten más de lo que hablan. Sigue leyendo

En el letargo bloguístico

insigniablogHay ocasiones en las que las dificultades se nos escapan de las manos y pueden más que nosotros, aunque también hay veces en las cuales se nos avecinan compromisos que, por ser trascendentales, nos alejan de lo que quisiéramos hacer más a menudo. En mi caso, todos estos factores se han juntado y han hecho que tanto Sabiduría Herética como Digishokku hayan entrado en modo de productividad extra-baja. Como habrán visto ya, la cantidad de entradas que he venido publicando ha mermado drásticamente. Sigue leyendo

Ciencia en miniatura (II)

science

1. Emigración a Marte

Aunque esta es una meta todavía lejana para nuestro tiempo, la idea de llevar a un ser humano al planeta rojo ha permanecido durante años. Estos planes se han escrito muchísimo en la ciencia ficción (véase, verbigracia, lo que aparece plasmado en la excelente película The Martian, protagonizada por Matt Damon), si bien esto no quiere decir que la ciencia “a secas” se haya quedado de brazos cruzados al vislumbrar este añorado objetivo. Después de todo, si ya enviamos un hombre a la Luna, ¿por qué no enviamos también uno a Marte? Sigue leyendo

Planeta desencantado. Capítulo 5 – Secreto de uno, de ninguno

Captura de pantalla de 2016-01-06 18:12:23

¡Eh, holis, amigos lectores! ¿Alguno de ustedes extrañaba las palizas verbales que le he dado a los filmes de J.J. Benítez? ¿Sí? ¿No? Vale, pues yo sí, y mucho. He desmentido los alienígenas ancestrales de Perú, el misticismo en la Isla de Pascua, los platillos voladores del Mali preislámico y el Jesucristo urantista, así que no me conformaré con menos; al contrario, he venido por más. De esta manera es como voy a darle con todo a la quinta entrega de Planeta encantado, titulada El secreto de Colón, en la que el ufólogo hispano nos dará más lecciones de cultura general que supuestamente nadie sabía salvo él o su secta de “iluminados” magufos.

Como por cosas de la vida, aquí pasé menos trabajo que de costumbre a la hora de realizar la transcripción de este seudodocumental. Incluso no hubo mucho material para las fotocapturas del mismo. No sé si esto se debe a que Benítez no le echó pichón o si estaba demasiado ladillado como para explicarnos las cosas como Dios manda (aunque lo dudo), pero esta vez sus afirmaciones son un poco más compactas, por lo que podré lidiar con ellas en bloques más grandes y no tanto por segmentos como he hecho anteriormente. Sigue leyendo