Leer antes de comentar

El hecho de que su comentario aparezca en este blog obedece a ciertas normas necesarias para mantener un buen ambiente en torno a la discusión del tema tratado; por esta razón es hay una serie de sencillas normas. Léanlas, piénsenlas y aplíquenlas.

Su comentario aparecerá si está escrito de manera clara, cuidando de tener una buena puntuación que permita la facilidad de leerlo, evitando en lo posible la escritura tipo chat; también si tiene que ver con el tema tratado en la entrada, si va directo al punto, sin detalles o explicaciones que no vengan al caso; si contiene información importante que enriquezca tanto lo escrito en las entradas de este blog como en los debates generados en los comentarios o si reporta enlaces que no funcionan.

Por otro lado, su comentario no aparecerá si contiene SPAM, mensajes proselitistas de cualquier tipo, especialmente de tipo religioso, si divulga mensajes de discriminación, si posee escritura tipo chat, si insulta, de cualquier modo, a otros comentaristas o a mi; también si está escrito en mayúsculas, sin seguir la netiqueta. Tampoco saldrá su opinión si intenta molestar, crear controversia injustificadamente o sólo llamar la atención de algún modo, desviando el tema debatido como lo hacen los infames trolls, si intenta convertirme a alguna religión o si sólo contiene publicidad.

Igualmente no permitiré comentarios escritos anónimanente, bajo una identidad que no es la suya o que usa múltiples cuentas de usuario para respaldar su punto de vista aunque se permiten los nicknames siempre y cuando no provengan de perfiles fantasma que se usan para trollear. Bajo ninguna circunstancia acepto comentarios que no se hayan leído la entrada, pues una opinión no vale nada si no se lee completamente lo que se escribe aquí.

Aclaro, para finalizar, ciertas cosas:

1)Acepto correcciones y sugerencias en las entradas, pero con ciertos límites: la ortografía, por ejemplo, es una parte de ellas que yo mismo corrijo y reviso. Ahora, en detalles como ciertos errores que dificulten su lectura (digamos, un problema de lógica o sintaxis), equivocaciones sobre ciertos hechos y demás, acepto gustoso sus correcciones si dispone de fuentes acreditadas.

2)La razón por la cual no soy amigo de los comentarios anónimos se debe principalmente a la proliferación de trolls que han utilizado el anonimato como un modo de atacar en completa impunidad.

Nota: serán eliminados ipso facto los comentarios que empleen emails falsos, así como también los que contengan amenazas o acusaciones sin pruebas en mi contra. Los comentarios de los trolls serán filtrados y en el más extremo de los casos, borrados.

3)Si usted comenta aquí es porque ha decidido ajustarse a estos parámetros; si no, le recomiendo encarecidamente no tocar su teclado. Usted se hace responsable por sus comentarios del mismo modo en que yo me hago responsable por todo lo que escribo. Después no se queje de que hay censura; el que avisa no es traidor.

4)Todas las entradas están sujetas a modificaciones y actualizaciones; asimismo, esto ocurre con las opiniones expresadas por mí, las cuales pueden cambiar siempre que hayan mejores evidencias o hechos corroborables que así lo permitan. Considere esto muy bien en caso de que usted decida citar contenido de este blog.

¿Consideró todo lo escrito aquí? Entonces siéntase complacido en comentar en Sabiduría Herética.