Teorías conspirativas. Quién se las cree y por qué, y cómo determinar si una teoría conspirativa es cierta o falsa

conspiracytheories_skeptic1

El artículo, de Michael Shermer y Pat Linse, fue publicado originalmente en Skeptic.com. La traducción es de mi autoría.

1. Conspiraciones ― Es difícil creer sólo en una

¿Por qué la gente cree en teorías conspirativas? De acuerdo a los psicólogos de la Universidad de Kent Michael J. Wood, Karen M. Douglas y Robbie M. Sutton en una publicación titulada Dead and Alive: Beliefs in Contradictory Conspiracy Theories, una teoría conspirativa es “un complot propuesto por personas u organizaciones poderosas que trabajan juntas en secreto para cumplir algún objetivo (a menudo siniestro)” que es “notoriamente resistente a la falsación” y que tiene “nuevas capas de conspiración que se añaden para racionalizar cada nuevo trozo de evidencia que la refute”. Una vez que usted crea que “se podría realizar exitosamente una conspiración masiva y malévola en una secrecía cuasiperfecta sugiere que muchos complots como éste son posibles”. Con este paradigma cabalístico in situ, las conspiraciones se pueden convertir en “la explicación preestablecida para cualquier evento dado ―una cosmovisión unitaria y enclaustrada en la cual las creencias vienen juntas en una red de soporte mutuo conocido como un sistema monológico de creencia”―.

Por ejemplo, los autores de este estudio dicen que “una creencia en la cual una célula clandestina del MI6 fue responsable de la muerte de [la princesa] Diana se correlacionó con la creencia en las teorías en las que el VIH se creó en un laboratorio, que el alunizaje fue un fraude y que los gobiernos encubren la existencia de los extraterrestres”. El efecto aún persiste cuando las conspiraciones se contradicen entre sí. Verbigracia, mientras más creían los participantes que Diana fingió su propia muerte, más creían éstos que ella fue asesinada. Sigue leyendo

Anuncios

Zeitgeist: The Movie; un filme de falacias y mentiras

zeitgeistEn el año 2007 salió a la luz pública Zeitgeist, un filme que vestido como documental se esparció en poco tiempo dejando a su paso toda una ola de fans y activistas con un movimiento homónimo. Repleto de afirmaciones y sintetizando teorías conspiranoicas de vieja data, Zeitgeist está dividido en tres partes: la primera, La historia más grande jamás contada, donde se sostiene que el cristianismo es un plagio; la segunda, Todo el mundo es un escenario, donde se afirma que los ataques del 11-S fueron obra y gracia del gobierno de los Estados Unidos; y la tercera, No prestes atención a los hombres detrás de la cortina, donde defiende la existencia de una conspiración global entre políticos y banqueros para conquistar el mundo.

Aunque en un principio este filme parecía tener la razón, Zeitgeist resultó ser otro fraude más donde el peso de la retórica fue mayor al de las evidencias. Y como la mentira tiene piernas cortas, todo un arsenal de refutaciones por parte de los escépticos se disparó en su contra; como consecuencia, el seudodocumental fue desenmascarado. Por eso paso ahora a dar mis refutaciones y críticas a Zeitgeist, no sin antes aclarar que seré lo más conciso posible, y para ello usaré un lenguaje sencillo, desinhibido, a fin de hacerme entender. Aquí argumentaré contra Zeitgeist porque miente deliberadamente, nada más. Sigue leyendo