Planes viejos, planes nuevos


insigniablogComo habrán visto los lectores de Sabiduría Herética, tanto los asiduos como los nuevos suscriptores que he conseguido, he restituido las entradas más esenciales que le daban vida al tráfico de visitantes que me leían en Blogger antes de la gran catástrofe que tuve hace unos meses atrás. Las investigaciones, por ejemplo, han vuelto a circular, y los posts antiguos de años anteriores los he publicado, mas no sin atravesar un proceso de revisión, corrección y actualización de su contenido. La mejor muestra de esta renovación está en los artículos traducidos, cuyas notas aclaratorias se reducen a una sola, lo que evidencia lo mucho que me esfuerzo por ofrecerles una lectura de calidad que normalmente no suele estar en español y que por ende estaría complacido en compartirla con ustedes.

Eso, por supuesto, no quiere decir que he dejado de lado las innovaciones, pues he hablado sobre la corrección política en los idiomas, he hecho un análisis crítico de una novela, he discurrido en la actualidad política de Venezuela y también he probado, con la ayuda de un amigo, que la religiosidad ufovangélica tiene una agenda oculta en sus seudodocumentales. He puesto, por tanto, atención a escritos originales que sean un soplo de aire fresco para el blog mientras voy rearmando los bloques del edificio digital que he construido con tesón. La migración a WordPress ha sido de lo más exitosa, y aunque muchas entradas se perdieron para siempre, no me lamento por eso porque de todas maneras eran las que menos me agradaban; no sentía que con ellas se explotaba al máximo mi potencial intelectual.

Quiero, así, ser prolífico, pero no prolijo. La periodicidad de las entradas, si bien son un tanto irregulares, valen para mí menos que su trascendencia por el hecho de tener realmente algo que decir. Cuando busco expresar alguna idea por esta vía (o por la que sea), procuro informarme, estudiar primero el tema, para después emitir una opinión o una exposición concienzuda del mismo; procuro, además, educar para combatir las creencias irracionales y para refrescar conocimientos que nunca deberíamos dar por sabidos. Esto es, en esencia, el por qué me tardo en sacar los panes del horno, sin contar mis deberes en el mundo físico que de por sí absorben parte de mi tiempo. Son compromisos ineludibles.

Indiscutiblemente, estuve pensando en los proyectos que han avanzado con lentitud desde el día que los formulé en forma de un prólogo e índice de artículos, o al menos en entregas numeradas, como partes de una serie. Siento haber ido despacio con ellos porque requieren un trabajo enorme, a decir verdad. Sin embargo, la buena noticia es que las secuelas vienen en camino muy pronto, aunque unos estén más adelantados que otros, por lo que para la mitad restante del 2015 tengo pautado el capítulo 3 de Simón Bolívar: una visión escéptica, el 5 de Planeta desencantado y probablemente el 2 de Desarmando el nazismo, aparte del segundo set de Microdisertaciones, de Ciencia en miniatura y de las Reflexiones mediáticas.

Tampoco estará de más añadir mi granito de arena en la sección de Lógica esencial, que está necesitada de más entradas, como las demás. No obstante, de eso me haré cargo a su debido momento. Hay prioridades bloguísticas pendientes que debo atender por orden de llegada, sin prisa pero sin pausa.

Anuncios

4 comentarios en “Planes viejos, planes nuevos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s