De vuelta al inicio

insigniablogComo habrán observado, Sabiduría Herética se ha mudado de plataforma, aunque no ha sido por mi voluntad, si bien WordPress no es un servicio de blogging desdeñable sino todo lo contrario. He de decir que una penosa situación me ha forzado a empezar casi todo el trabajo realizado en este blog desde cero sino fuera porque la informática tiene el prodigio de preservar lo que otros se empeñan en destruir con sus sucias tretas para intentar amedrentarme y obligarme a darle un minuto de mi tiempo a personajes irracionales que no se lo merecen. Y no se lo merecen porque su conducta es propia de canallas y fanáticos con quienes no tengo necesidad de dirigirles la palabra. Para mí no son personas. Son escoria.

Desde hace unos meses para acá tuve el infortunio de ser visitado en el antiguo sitio de Blogger por ciertos engendros del internet que pretendieron trollearme por asuntos de escepticismo que se habían discutido en blogs amigos de los que soy asiduo lector. Sucedió que los expulsé de Sabiduría Herética y en vez de agarrar escarmiento se ensañaron con mi web de descargas Digishokku (el cual también le pertenece a mi amigo de antaño Misaki) de donde igualmente les di un puntapié para que se fueran a molestar a la madre que los parió. Tuve noticias que días después esos trolls, fingiendo tener una identidad única, habían sido baneados de varias webs por armar escándalos, y que en su blogcito de pacotilla se la pasaba despotricando sobre lo muy malos, malotes, que eran los administradores, quienes para esos “entes” son los dictadores de la red que le cortan las alas a su libertad de ser los chicos malos del barrio. Entonces fue cuando en su afán conspiranoico sugirieron que yo estaba detrás de esos baneos.

Posteriormente recibí en mi bandeja de entrada de GMail mensajes recurrentes de denuncias contra Digishokku y Sabiduría Herética (Confessioni di un geek-nerd, el tercero, no pareció ser un blanco que valiera la pena). Al cabo de unas semanas Google me hizo eliminar varias entradas. Hace dos días revisé mi correo electrónico y me dijeron varias notificaciones que mi cuenta de Blogger fue permanentemente suspendida y que mis blogs se habían ido al quinto pino. Los trolls de los que me había deshecho habían ganado con una cómoda ventaja, pues es seguro que habrían tenido aliados magufos, lamebotas politiqueros y proselitistas religiosos a quienes no les hacía ni puñetera gracia que atacara en mi sitio el castrismo, el neonazismo, las seudociencias, los fraudes religiosos y los seudodocumentales como los del vendehumo Peter Joseph con su Zeitgeist.

Reunir una horda de creyentes en la charlatanería y denunciar un humilde blog (mejor dicho, blogs) como el mío no es una gran dificultad. A muchos de ellos los he mandado a paseo con refutaciones demoledoras o con bloqueos como último recurso, desde un acérrimo defensor del estafador de los Adaptógenos, José Olalde, que me acusó de difamación, hasta mamertos/chairos/ñángaras que juran que soy un fascista de la ultraderecha neoliberal pagado por los gringos para hablar mal del régimen cubano comunista. Incluso desde hace años me llegan emails de predicadores del Libro de Urantia instándome a convertirme a su fe sabiendo que soy ateo hasta los tuétanos; algunos de ellos son enviados por Marcelino Ramírez, uno de sus cabecillas. Ahora díganme quiénes son los verdaderos culpables de hostigamiento a quienes tienen creencias diferentes: es el grupúsculo de crápulas escudados a menudo en el anonimato que ante la imposibilidad de convencerme de sus dogmas con argumentos y evidencias incontrovertibles piden mi cabeza en Google en bandeja de plata.

¿Han conseguido estas bestias irracionales lo que querían?

No. Sigo vivito y coleando, más cuatriboleado que nunca, con la misma inspiración contundente que he tenido desde mis primeras entradas por allá a mediados del 2008. Si no le temí a la arremetida de los “federales” americanos con sus leyes antipiratería durante la ciberguerra por lo de la ley SOPA, ¿por qué habría de temerle al ataque de los magufos enfurecidos, quienes comparados con los agentes de la CIA son sólo currutacos de alfeñique?

Desde luego, como ya ven, he tenido que reconstruir el blog, remodelar su estructura y releer lo que dejé plasmado en mis escritos para darle a mis artículos nuevas miras. Poco a poco iré reposteándolos acorde a como he decidido respaldarlos, y aunque la mayoría son algo viejos los publicaré como si hubieran sido recién hechos, pues personalmente considero que un texto tiene más significado por su contenido que por su fecha de elaboración. Agradezco muchísimo a McManus por tenderme la mano en estos momentos de suma necesidad, así como a mis amigos y a mis lectores habituales por darme aliento para proseguir en esta ardua tarea del escepticismo en la red.

Vale, manos a la obra, tengo trabajo que hacer, no tengo un segundo que perder. El renacimiento de este blog camina con la frente en alto y conmigo, su autor, dando la cara por mis afirmaciones.

Let’s blog!

Anuncios

10 comentarios en “De vuelta al inicio

  1. Buen día. Acabo de conocer el blog y me ha parecido muy interesante, y desde hace un tiempo tengo la intención de iniciar un blog escéptico sobre temas de misterio en Blogger, ya que según he escuchado en WordPress se tendría que pagar un hosting, y no tengo dinero para ello.
    Pero tras revisar este artítculo mi duda es… ¿qué hacer para evitar que me baneen la cuenta? Entiendo que hay normas que se tienen que respetar, pero ¿hay algo más? Quiero decir, supongo que ustedes respetaron las normas de Blogger, pero aún así fueron baneados.
    Mi intención es hablar abiertamente sobre Maussán, Sitchin, Dona y charlatanes similares. ¿Puedo hacerlo sin temor a que me baneen? ¿Qué consejo me podrían dar?
    Muchas gracias.

    Me gusta

    • Hola William, gracias por comentar y por preguntar. Lamento responder tarde porque he estado en otros compromisos, entre ellos los bloguísticos.

      En WordPress pagas el hosting siempre y cuando decidas tener un dominio personalizado, como el .com o .org, por darte un ejemplo. Si usas el dominio normal .wordpress.com no tienes que pagar nada, sólo tienes menos beneficios que los que usan los dominios “duros” como los mencionados. El pago además es para tener plantillas premium que permiten modificaciones más extensas del código HTML de la plantilla, pero si no eres muy ducho a la programación no tendrás líos porque te bastará con las plantillas normales gratuitas, así que no te pierdes de mucho, salvo de una gran capacidad de alojamiento de archivos. Normalmente si no pagas tienes como 3 Gigas de almacenamiento que no llenarás pronto si te centras en pocas imágenes.

      De todas formas se pueden meter imágenes por URL, y ahí recomiendo tener servicios como DropBox para alojarlas en tu propia carpeta pública y así no hacer hotlinking.

      Ojo, aclaro que no es que “fuimos” baneados. El baneado fui yo porque en este blog trabajo y he trabajado solo durante años. Ergo, el administrador soy yo, nadie más.

      Yendo a tu pregunta de Blogger: trata de no poner enlaces de descargas piratas, cuando mucho se permite de GoogleDrive si es para enlazar libros electrónicos y cosas así. Esto lo digo porque si te denuncian el blog allí será borrado con más facilidad. Lo malo de Blogger es que aunque hables educadamente puede llegar un grupito de ofendidos y pedirle que te baneen. Si ya lo han hecho con Mauricio José Schwarz, que con su tono ácido habló contra la antroposofía y las escuelas Waldorf, ¿acaso no lo harían con espacios digitales de menor calibre?

      Por tanto, habla libremente sobre esos temas de escepticismo como mejor creas conveniente. Que no te intimide esa cuerda de magufos, especialmente los que se ocultan tras el anonimato.

      Saludos.

      Me gusta

  2. Saludos y celebro este feliz (nuevo) advenimiento. Aquí estamos para coger la cimitarra contra la incultura. Porque gente como James Randi ya estaba antes de que naciéramos para atizar al magufo, haciéndonos divertir y aprender en el proceso. Porque ahora estamos para atizar a nuevos tontos. Y porque nueva gente nos sucederá, espero que aprendiendo de iniciativas como ésta.

    Le gusta a 1 persona

    • Saludos para tí también. Nos queda pendiente un brindis por la nueva etapa del blog que, a pesar de las circunstancias adversas, ha sobrevivido los peores cataclismos inimaginables de la red. La cimitarra de la razón estará más afilada que nunca y cortará en trozos las magufadas como si fueran las almas del infierno de Dante.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s